miércoles, 5 de octubre de 2016

Simplemente...Harry Potter

La saga que dió inicio a mi amor compulsivo por la lectura.

Creo recordar que lo dije al inicio de este blog, pero ya que ahora muchos de los lectores y lectoras nacidos durante mi generación (y posterior) están cayendo en el delicioso vicio de Harry Potter, quería, más que una reseña (porque reseñas ya se han escrito muchas), hacer mi pequeño homenaje aquí en mi pequeño espacio.

La semana pasada vivimos en España un auténtico boom en todas las librerías debido a la publicación (en español, obviamente) de lo que podríamos llamar el último libro de la saga, de la que más adelante haré reseña (cuando me lo acabe xD).
A pesar de no estar escrito íntegramente por la inglesa J.K.Rowling, si no por otros dos autores en colaboración con ella, me di cuenta de que las librerías se llenaron de jóvenes ansiosos por poder tener un ejemplar de la obra. Y yo no podía dejar de preguntarme: "¿Por qué el fenómeno Harry Potter, a pesar de que han pasado años desde que yo los leí, y de su publicación, sigue atrayendo a tantísimo público de todas partes del mundo?, ¿Cuál es el secreto?"

Cada año se escriben y publican numerosas sagas de diversas temáticas que atrapan a miles de lectores, a millones, de varias generaciones; tenemos trilogías, tetralogías, pentalogías, historias con ya más de quince volúmenes y cuyas continuaciones se siguen publicando, etc. Pero nada más multitudinario y revolucionario que la salida al mercado de un libro de Harry Potter, ya sea continuación de la saga original o una historia a parte...siempre acabas encontrándote cola a la entrada de las librerías esperando a que abran sus puertas para que la gente se abalance en tropel a comprar su ejemplar antes que nadie. ¿Curioso que un libro mueva a las masas de esta manera, no?

A día de hoy aún no sé deciros cuál es el secreto que nos mantiene generación tras generación obnubilados ante las historias que rodean a aquél niño que sobrevivió...¿buen márketing?, ¿buena estrategia publicitaria?,¿merchandising?...¿es acaso el maravilloso argumento, la forma en la que está escrito y la magia que emanan sus páginas lo que atrapa al lector y lo mantiene pegado al papel hasta que se le resecan los ojos?...eso espero, al menos eso es lo que me conquistó a mí.

Aún recuerdo aquél día leyendo la sexta entrega, El Misterio del Príncipe, que recientemente acababa de publicar la editorial Salamandra en castellano...corría el año 2006, yo tenía 15 añitos y demasiadas ganas de leer. Mi madre en aquél entonces estaba todo el día regañándome porque no dejaba suelto el tomo ni para ir al baño (literalmente).
Un buen día se cansó y me lo quitó, me prohibió volver a leerlo hasta que ordenara mi cuarto y limpiase mi habitación, que se pasaba días destartalada ya que yo sólo tenía tiempo de ir al instituto, comer, dormir y leer (y hubiera prescindido de las tres primeras si no fuesen en ese momento indispensables para mi supervivencia diaria).
No os podéis ni imaginar lo que lloré, más que cuando, más adelante, en ese mismo libro, me enteré del fallecimiento del mejor profesor y el mejor mago que haya creado la literatura jamás...obviamente ya sabéis de quién hablo.
Al final mi madre tuvo que devolverme el libro, no sé si por pena o por la vergüenza de ver a su hija de 15 años llorar como cuando tenía 5 y la obligaban a comer algo que detestaba...

Y ese es el efecto Harry Potter querid@s, en este tipo de anécdotas se resume la obsesión y el vicio que provoca, tanto que afecta a personas de todas las edades y de todas las generaciones a día de hoy.

Ojalá este fenómeno no se detenga nunca y siga afectando a los lectores venideros, porque os digo una cosa, no hay obsesión más sana y más enriquecedora que la obsesión que te provoca un buen libro. Que años después vuelvas a leerlo, y te siga atrapando como la primera vez. Esa, y sólo esa, es la verdadera magia de la lectura.


1 comentario:

  1. La droga de nuestra infancia...

    Yo lo sigo leyendo con la misma ilusión

    ResponderEliminar